Carta de rectificación para la RAE

TEXTO ORIGINAL AQUÍ. En el blog “Miguel, autismo y lenguaje”, por Inma Cardona.

COPIAMOS PARA DIFUSIÓN.

Imagen de Rocío Sotillos para ASPAU
Imagen de Rocío Sotillos para ASPAU

He escrito la siguiente carta para pedir a las grandes entidades su apoyo en el tema de la RAE. Podéis copiarla y añadir vuestra firma o la de vuestra entidad.
Para enviarla a:
CAE: confederacion@autismo.org.es
FESPAU: autistas@fespau.es
FEAPS: feaps@feaps.org
CERMI: prensa@cermi.es
AETAPI: aetapi@aetapi.org

aetapi@aetapi.org

aetapi@aetapi.org

aetapi@aetapi.org

Como muchos sabéis llevamos desde el año 2009, detrás de la RAE para que cambie el significado del término autismo. Tras el gran apoyo recibido por parte de familias y profesionales, mediante el envío de cartas solicitando la revisión del término, la RAE no tuvo más remedio que responder y aceptar que la definición era obsoleta y que debía ser cambiada. Nos pidieron paciencia y la hemos tenido. Han sido 5 años de espera.

Este mes de octubre sale a la venta el nuevo diccionario de la RAE con la promesa de que el término sería enmendado, y en efecto así ha sido. Si buscamos la definición de autismo, ha desparecido la más hiriente y en su lugar aparece una mucho más clara y real.

La gran decepción llega cuando a un papá se le ocurre buscar el término autista y en lugar de mantenerlo como hasta ahora, “Afecto de autismo” han decidido poner una nueva acepción que principalmente sirve para mantener y fomentar los mitos del autismo, “Persona encerrada en su mundo, conscientemente alejada de la realidad”

Llevamos muchas campañas de lucha contra los mitos del autismo, tanto las familias particulares como las grandes entidades, haciendo gestas, promoviendo información, haciendo carteles, artículos, etc.

Nos parece indignante lo que la RAE ha hecho. Creemos que no se debe consentir, que atenta contra la dignidad de las personas con autismo y en general contra la dignidad de cualquier personas con diversidad funcional. Haciendo fácil el uso de un diagnóstico clínico, como comparación peyorativa, en la que la discapacidad se usa y mal usa.

 

Por todo ello pedimos que las grandes entidades que representan a la diversidad funcional apoyen y exijan a la RAE una rectificación.

Inma Cardona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *