¿Cómo cuidar a un bebé con cólico del lactante?

Si no sabes qué son los cólicos del lactante, no te preocupes, tu hijo no los ha sufrido. ¡Enhorabuena!

Bebé con cólico del lactante.

Si sabes qué es un cólico, lo sentimos mucho. Probablemente tu hijo lo haya sufrido o lo esté sufriendo durante los primeros 4 meses de vida, y seguramente tendrás un recuerdo nefasto de esta etapa. En mi caso, lo recuerdo arrastrándome por la oficina con ojeras infinitas y migrañas progresivas y regresivas, p’atrás y p’alante. Creo que perdí hasta peso por la falta de sueño.

Se dice que un bebe tiene cólico del lactante cuando sobre todo a partir de media tarde empieza con un malestar creciente que desemboca en llantos, que en el caso de nuestra primera hija se te metía en la sien y no paraba en horas.

Esto se produce porque los intestinos se llenan de aire y esto le genera a nuestro bebé un dolor tremendo en esas barriguitas tan pequeñas. El cólico del lactante, aunque nadie esta libre de que le pueda pasar, les suele suceder con más frecuencia e intensidad a los padres primerizos, ya que lo peor es no saber cómo calmar el dolor de nuestro pequeño heredero de deudas.

¿Qué hago para clamar mi bebe? ¡¡¡¡Por favor, para de llorar!!!!

Lo más importante es que como las personas más maduras de las tres implicadas en el “problema”, mantengamos la calma y la paciencia. Si la perdemos nosotros, imaginaros cómo reacciona nuestro bebé.

Después, tenemos que tener claro que la causa es la presión intestinal, y por lo tanto tenemos que relajar el intestino.

El intestino se relaja bajando la presión. Sí, es de pero-grullo, pero cuando llevas días sin dormir, la historia no es tan fácil.

Recomendaciones para aliviar el intestino:

  • Mantener al bebé en una posición vertical y un movimiento constante que haga que se remuevan los gases y se expulsen mejor. Para ello con es recomendable usar portabebés, ya sean mochilas para recién nacidos  o fulares. De nuestra tienda te recomendamos éstos: pincha aquí para ver las mochilas y aquí para los fulares. El efecto es el mismo que cuando lo coges con las manos, pero sin las manos, que en tu experiencia vital te habrás dado cuenta lo útiles que se están volviendo, las manos.
  • Bebé relajado tras expulsar gases.

    Dar masajes en la barriga en el sentido de las agujas del reloj (muy flojito, recordad que lo que tiene nuestro bebé es una presión fuerte en los intestinos que le causa dolor. No apretar). Yo, en concreto, no esperaba a que sufriera, sino que lo hacía como norma, un ratito al día. Me ponía mi bebé bocabajo sobre mi antebrazo con la cabecita apoyada en mi articulación del codo, y con la palma de la mano le masajeaba, y la verdad que se quedaban muy relajaditas.

  • Colocar al bebé bocabajo sobre una bolsa de agua caliente o sobre un cojín en el estómago. Así lo ponemos en pompa y expulsan los gases. Si además está calentito se relajarán.
  • Éste es mi favorito: yo hacía un ejercicio con el que además nos lo pasábamos bomba.Después del baño, que se está relajado, ponía mi hija sobre la toalla boca arriba, y agarrando cada piernecita por la tibia, le movía las piernas como si estuviese nadando a estilo braza, circularmente .  5 minutitos después de la ducha, y antes de dormir, se tiraba 3 peos gordos y dormía toda la noche sin cólicos. Ademas se reía un montón porque se quedaba muy aliviada con este ejercicio. De esta forma conseguíamos evitar los famosos cólicos.

 

Mamífero porteando
Mamífero porteando

Tenemos que pensar que una gran cantidad de parejas están educadas para durante los primeros meses de vida tener a sus bebés en el carrito, salvando cuatro ratos al día, sin meternos en el apego que no se le da a nuestro heredero de deudas (“no lo cojas en brazos que se malacostumbra“). Ésta es una de las principales causas del cólico del lactante. Si lo trasladamos a la naturaleza virgen, sin clichés, y nos fijamos en los monos, como parientes cercanos o casi en cualquier mamífero… Intentad pensar en uno que se críe boca arriba o bocabajo todo el día. Seguro que no se os ocurre ninguno, porque los mamíferos estamos hechos para los primeros meses de vida, estar en una posición vertical la mayor parte del día, con nuestros padres, y además con movimiento constante. Esto evita el cólico y además nos ayuda al desarrollo de nuestro aparato locomotor, fortaleciendo nuestras extremidades y nuestra columna de una forma progresiva y nada agresiva.

Mamífero porteando

El otro día me preguntó un amigo, que iba a ser padre primerizo, si valía la pena comprarse un carrito bueno que durara mucho tiempo. Y le dije que realmente no necesita un carrito, en todo caso una sillita para cuando sea más grande el niño. Lo que realmente necesita es un portabebés (pincha y consulta los fulares Ellevill, son preciosos).

 

Icono "me gusta"Si te ha parecido interesante, si disientes o si estás de acuerdo no olvides compartir o dejar tu comentario. Nos encanta saber que te gusta.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *