Los beneficios del contacto físico y mental

Los beneficios del contacto físico y mental entre padres e hijos/as de todas las edades. Dedicada especialmente al blog ” Cada mochuelo a su olivo “.

Autora, María José, psicóloga de Eduayuda.es

En los tiempos que corren, en los que predomina la prisa, el estrés, el individualismo y la competitividad, se hace necesario reflexionar acerca de la importancia de volver a nuestros orígenes, unos orígenes en los que no era posible lograr un objetivo sin la ayuda de los demás, predominaban los objetivos grupales sobre los individuales, dominaba la templanza y la confianza a la hora de actuar y cada uno alcanzaba sus metas en la medida en que los demás también lo hacían.

Bien es cierto que la sociedad moderna ha evolucionado hacia la sociedad de la tecnología y ello ha obligado a las personas a programarse para poder adaptarse a esta nueva vida de la practicidad y no es que lo práctico sea algo negativo, sino que nos hace olvidar aspectos fundamentales para la especie humana.

El contacto físico de persona a persona, de padre a madre, de padre o madre a hijo,…; contacto que se inicia en el momento del nacimiento o del  primer contacto con nuestros hijos/as y que necesariamente debe mantenerse a lo largo de todo el ciclo vital. Erróneamente tendemos a pensar que nuestras crías solo dependen ( en el sentido más estricto de la palabra ) de nosotros en los primeros años de vida , en los que nos centramos casi exclusivamente  en su cuidado ( alimentación , higiene , sueño, hábitos de vida saludables , apego sobre todo materno filial , numerosas muestras de afecto , ternura, etc.) pero a medida que éstas van creciendo y los padres nos vamos haciendo más viejos tendemos a  establecer, por ambas partes,  una cierta distancia emocional , distancia que nos viene impuesta , en cierto modo , por la sociedad actual que incide una y otra vez en crear sujetos autónomos , fuertes y altamente competitivos en todos los ámbitos de la vida , y desde luego no está mal intentar que nuestros hijos/as sean lo más autónomos posibles , pero ¿ conseguimos con ello que ya no necesiten a sus padres para nada más ?. La respuesta es bastante clara, NO, al menos no debería ser así. El ser humano , al igual que otras especies animales necesita para alcanzar su plenitud, mantener contacto , estar cerca , sentir , tocar, escuchar , ver  a los suyos como una necesidad básica más ; porque solo así podremos alcanzar el mayor y más complicado objetivo de nuestras vidas ; la Seguridad.  Aunque nuestros hijos/as  sean  adolescentes, jóvenes o hayan alcanzado la madurez plena, precisan igualmente de las caricias, las miradas y las palabras de consuelo, tranquilidad, aprobación o rechazo que los padres les transmitimos, porque somos su más inmediata y principal  referencia.

Nuestra primera mochila ergonomica

Los beneficios psicológicos inherentes al contacto físico. Es indudable que ese contacto físico produce reacciones tanto biológicas (activación de las terminaciones nerviosas, del sistema nervioso central, aumento del nivel de segregación de la adrenalina o relajación muscular, distensión corporal, flacidez,…) como psicológicas (sensación de placer, relajación nerviosa, bienestar emocional, sensación de tranquilidad, paz, seguridad, confianza, etc.). Por ello debemos entender que los dos términos contacto físico y emocional están íntimamente relacionados y no es posible alcanzar uno sin el otro.

La continuidad de nuestra especie como un ser social; las personas no podemos vivir en completa soledad porque simplemente nos moriríamos de pena, necesitamos de los demás, de nuestros iguales para poder sobrevivir tanto como necesitamos cubrir nuestras necesidades más  básicas. Y si precisamos de los demás para poder sobrevivir como especie, ¿No necesitamos también a nuestros seres queridos para poder  completarnos como personas? Creemos que la respuesta es indudablemente afirmativa , cada uno de nosotros necesita de los suyos , necesita un abrazo en algún momento de su vida, de un beso , de palabras de agradecimiento o de crítica ; y cuando hablamos de los suyos no nos centramos exclusivamente en términos de consanguinidad sino también de afinidad , porque un buen amigo, un buen profesor ,un buen cuidador, un buen entrenador, …, van a proporcionarnos ese contacto físico y emocional tan indispensable en  determinados momentos la vida.

En base a lo dicho existen hoy en día muy buenas alternativas que nos permiten ser prácticos sin perder nuestra esencia animal y natural ; como por ejemplo los portabebés ergonómicos (www.cadamochueloasuolivo.com)  que además de su enorme funcionalidad , porque son prácticos , sencillos y no pesan , contribuyen , desde la llegada del bebé,  a mantener ese vínculo carnal y afectivo que surge en el vientre materno y ayuda a los padres a generarlo experimentando sensaciones , hasta el momento desconocidas para ellos.

“Nos comentaba en una ocasión un chico joven de solo 22 años, que decidió ayudar a su hermana en el cuidado y atenciones a su bebé recién nacido, que era todo un mundo de sensaciones y emociones completamente desconocidas para él, y que sin lugar a duda la experiencia más  significativa y gratificante, era  la sensación de ternura, protección, y bienestar emocional que sentía cuando transportaba a su sobrino en el portabebés apoyado contra su pecho. Este chico que aún no es padre, pero que desde luego sabrá cumplir esta labor con creces, tiene más sobrinos, pero desde luego, reconoce abiertamente que el vínculo socio-afectivo que ha mantenido y mantiene que éste último no tiene comparación.”

Esto es simplemente una experiencia más de tantas otras que bien se podría explicar por la cantidad de tiempo que pasaron juntos, por las vivencias  que los unieron; pero desde eduayuda nos preguntamos ¿Al final, que es lo que nos une en las vivencias, el tiempo que compartimos, las emociones y sentimientos que percibimos y transmitimos? La respuesta es única y absoluta: EL CONTACTO FÍSICO Y POR CONSIGUIENTE, PSÍQUICO.

No dejes, aunque no sea socialmente muy correcto  ( por el miedo de caer en la sobreprotección o el consentimiento excesivo )  de achuchar , acurrucar , apretujar , a tu hijo/a en todo momento , porque la diferencia entre las personas autónomas e independientes, con las que no lo son ,  no está en la cantidad o calidad del contacto  sino en la forma y el modo en que se ha desarrollado dicho contacto . Disfruta al máximo del tiempo que podáis compartir, con juegos educativos, manualidades, paseos,…y sobre todo contacto mucho contacto físico y emocional.

Porque tu bebé es y será siempre tu hijo/a con independencia de la edad que tenga; no te distancies de el/ella ni ahora  ni después.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *