¿Por qué los niños se aburren en la escuela?

¿Te acuerdas cuando eras un niño en el cole? ¿Te acuerdas de la mosca del cristal? Sí, sí, la que se daba chocazos durante tu clase de no sé qué cosa aburrida. Creciste, estudiaste, trabajaste, después fuiste papá o mamá y ahora tu hijo ya va al cole.

¡Pues tu hijo sigue mirando la mosca!nino mosca

¿Por qué a mi hijo y a mí nos interesaba más la insignificante mosca que lo que el profesor estaba explicando? Pues la respuesta es muy sencilla: porque la mosca es mucho más interesante.

Piénsalo, tu hijo está descubriendo un ser vivo. Un ser vivo que aun volando a toda velocidad y estrellándose con el cristal no se muere. Y bastante tonto porque lo sigue intentando. Estábamos sacando conclusiones, estábamos descubriendo.

Hay algo que no te cuadra, ¿verdad? La escuela debería ser muy interesante puesto que está hecha para aprender. Si el niño quiere descubrir y sacar conclusiones para activar su cabecita, la escuela debería ser el mejor sitio. Y la respuesta es que sí, debería ser el mejor sitio. De hecho existen escuelas que son estupendas y con métodos educativos adecuados, pero privadas.

Para entender qué es la escuela, debemos de saber algo de historia. De aquellos polvos, estos lodos. La escuela ya existía en la Grecia antigua. En ella eran usuales la experimentación y trabajar en sacar conclusiones. Quizás eso explica el esplendor de esa civilización. Pero esa no es la escuela que nos llega, la escuela que nos llega tiene su origen a mediados del S. XIX como consecuencia de la revolución industrial en Inglaterra.  En un primer momento se diseñó para clases altas y se fue extendiendo a toda la población, en dichas escuelas el objetivo era muy claro, preparar a los niños para cuando sean adultos.

Pensaras que el objetivo de la escuela hoy en día es el mismo, pero, ¿es igual la vida ahora que en el S.XIX?

En el S.XIX era necesario enseñar a los niños a trabajar en un mundo industrializado, donde se enseñaba las materias esenciales que eran necesarias para trabajar en una fábrica, y pese a lo que en un primer momento puedas pensar, no se comenzó a enseñar desde los más pequeños a los mas mayores, sino al contrario.

Se empezó dando formación (incluso en los mismos centros de trabajo) desde las edades previas a la incorporación laboral (en aquella época, edades muy tempranas), y este servicio poco a poco fue extendiéndose a edades mas tempranas.

Es decir, la formación, se basa en la repetición, y en realizar una misma tarea y además siempre de la misma manera y todo el mundo igual.

escuela-rural-ankerb

Este dibujo es de una escuela del S.XIX. ¿Ves muchas diferencias respecto a ahora? Clases abarrotadas, el profesor explicando… Han pasado 200 años.

Estos niños cuando terminaban la escuela, se enfrentaban a un mundo duro, pero donde era necesaria mano de obra, y trabajarían muchas horas, pero no tenían desempleo.

Los niños actuales, no tienen un futuro tan claro, y nuestro mayor afán debería ser criar adultos felices.

La escuela es fundamental para los niños, pero debería enfocarse en una educación diferenciada, donde se fomentara la creatividad y se premiara hacer las cosas distintas al resto, porque esto realmente es lo que a nuestro hijo le va a dar felicidad en el futuro, hacer algo vocacional. Y sobre todo le dará de comer, porque diferenciarse hoy en día es el mejor método de encontrar empleo o fabricártelo tu mismo.

Nosotros, los padres, somos responsables de fomentar esa creatividad y esa independencia mental de la que hablo, tenemos la obligación de darles a los niños herramientas.  Te proponemos que visites nuestras herramientas aquí. Trabajar en la ecología, la tecnología, la ciencia… Son las materias del futuro, y esa formación interactiva es la semilla que necesitan nuestros hijos para buscar su vocación.  Vista nuestros juguetes sobre ecología aquí. Te van a gustar.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *