Portabebés tipo Bandolera “Tonga” (no, no es una malla de naranjas)

La primera vez que vi el Tonga pensé que eso no era para mí.

La segunda vez que vi el Tonga me pareció bien para llevar en el bolso (al ser pequeño), por si teníamos alguna emergencia.

La tercera vez que vi el Tonga me enteré de que era de algodón, y de que se secaba rápido si te bañabas con él en la piscina o en el mar (¡para no perder a mis niñas entre las olas!)

La cuarta vez que vi el Tonga ya era mío, nuestro Tonga, y no me imaginaba que le sacaría tantísimo partido.


Siempre lo llevo en el coche o en el bolso y ayuda mucho, por ejemplo, cuando llueve y tengo que llevar a la peque en brazos, sujetar el paraguas y darle la mano a la mayor. Me sirve para cuando están cansadas de andar y no he cogido un portabebés más grande. Me sirve para tirar de sus bicis cuando vamos al parque. Nos hemos bañado en la piscina sin miedo al agua, bien pegaditas a mamá, y así hemos incluso nadado. Nos lo llevamos a excursiones, picnics, manifestaciones… Y como es fácil de ajustar (enrollando la tela alrededor de una hebilla) lo puedo usar yo, papá (que es muy grande) e incluso las peques para llevar a sus muñecos.

Gracias a mi amiga Merce conocí el Tonga, y más de una vez he pensado “bendito el momento en que nos cruzamos” :-) .

Elige y compra tu Tonga aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *